Calor en el Gym (memorias de un demente…)

La otra tarde llovia, yo salia del gimnasio con mi nueva chaqueta estilo militar con aproximadamente 1500 bolsillos y hevillas e intentaba encontrar el Ipod que estaba seguro habia dejado hace un momento en algun bolsillo. Me habia machacado los pectorales y los biceps, aunque mis ojos no habian parado en todo el rato de mirar a todas las mujeres que se contorneaban y paseaban sus culitos de un lado para otro del gym.

Coincidi con alguna de ellas en el jacuzzi y no puedo decir otra cosa que mi imaginacion empezo a volar y mi testosterona hizo el resto, no sé si fue real ó no pero una de ellas, una joven delgada y morena con un bikini de impresion, entro y se sento justo a mi lado, casi nos rozabamos las piernas, sin mirarme y con las burbujas de parapeto, sus manos empezaron a acercarse hacia mi polla. No me lo podia creer, una mano anonima empezaba a sacar mi falo erecto del bañador y la chica sin mirarme me indicaba con su media sonrisa que era ella la que iva a hacerme pasar un buen rato, vamos que la chica iba a fortalecer su antebrazo y a la vez mi musculo sexual.

No tarde mas de unos segundos en empalmar, ni siquiera las burbujas me lo impidieron, que mano tan firme, que forma de apretarme la polla. Seguia mirando y sonriendo y sin decir nada, yo muy excitado miraba a todos lados para ver si alguien se estaba dando cuenta de lo que estaba ocurriendo bajo el agua caliente y ahora casi hirviendo. Cada vez tenia mas calor y la chica apretaba el ritmo creando mas burbujas de la cuenta en nuestro perimetro. Observé que justo frente a nosotros se sentaba otra chica, rubia con tetas enormes y con un bikini rojo minusculo que se habia dado perfecta cuenta de lo que estaba pasando. Mi excitación estaba llegando a límites extremos… ahora que la rubia tremenda nos estaba observando, mi polla se empalmó aun mas, mi masturbadora paró un segundo y apreto con todas sus fuerzas mi miembro, mi miró y observó a la rubia, yo me iba a correr…

Comenzó de nuevo a masturbarme muy despacio y yo empezé a mirar lascivo a la rubia de enfrente que me sonreia y empezaba a tocarse ligeramente los pezones… El agua del jacuzzi se ponia cada vez mas caliente, mi espalda se erizaba y mis piernas se movian descontroladas con cada uno de los movimientos de la mano de mi amiga. La rubia de enfrente estaba muy cachonda, con una mano en sus tetas y la otra por debajo del agua, empezaba a masturbarse despacio mirandome fijamente y sacando levemete su lengua para humedecerse los labios.

Joder, estaba a punto de eyacular, en fin, un chorro más no se notaria en aquel jacuzzi ardiente. La morena noto mis contracciones, paro y apretó con fuerzas mi pene para hacer mi orgasmo más placentero. Mascullé un gemido contenido y me corri desbordado de placer y olvidando por unos segundos donde estaba.

La morena me miro satisfecha y se traslado a traves de las burbujas al lado de su amiga la rubia, quien sabe si a ayudarla en su orgasmo tambien. Yo medio atontado y con resaca de placer me meti la polla en el bañador y sali del jacuzzi sin dejar de mirar a las dos chicas ardientes que ya compartian lenguas y saliva.

En días como este te sientes plenamente satisfecho de ir al gimnasio.🙂

junio 2, 2008. Etiquetas: , . Memorias.

One Comment

  1. pepe replied:

    k como se llama tu gimnasio?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback URI

A %d blogueros les gusta esto: